Intoxicación botulínica

Conocida comúnmente como botulina, es una de las neurotoxinas más potentes queCerebro existen, produciendo el botulismo. Pese a su peligro se producen muy pocas muertes. Alrededor del mundo únicamente se reportan alrededor de 1000 casos anuales, con una tasa de mortalidad del 6%, la mayoría debidas a un fallo en los músculos respiratorios.

Para curar la infección existen dos antitoxinas básicas:

  1. La antitoxina botulínica trivalente (A,B y E) obtenida a partir de anticuerpos producidos por especies equinas (caballo, burro,…)
  2. La antitoxina botulínica heptavalente (A, B, C, D, E, F y G) también proveniente de equinos, pero mucho más potente y de desarrollo moderno. Ésta es efectiva contra cualquier variedad de toxina infecciosa, pero también es mucho más lenta de producir.

Con otros agentes infecciosos de carácter neurológico se emplea la atropina y la pralidoxima pero en este caso en lugar de reducir la mortalidad, la aumenta ya que aumenta su mecanismo tóxico. Tiene el problema añadido de que da negativo en los tests de infección, pero a cambio los síntomas no son instantáneos, sino que aparecen a lo largo de los días. Esto permite aplicar la cura con tiempo suficiente.

Los métodos de detección son:

  • Escáner del cerebro
  • Examen de transmisión de los impulsos cerebrales
  • Prueba del edrofonio: Consisite en dar un placebo y solicitar realizar pruebas musculares
  • Electromiografia para diferenciar esta enfermedad de otras con síntomas muy parecidos como la miastenia y el síndrome de Guillain-Barré

¿Cómo afecta al cuerpo?

Paraliza los nervios impidiendo que los músculos se contraigan. Esto pasa cuando entra en nuestro organismo y suprime la producción de acetilcolina, que es la que estimula los movimientos musculares. A menos que nuestro organismo sea capaz de generar un nuevas células productoras el daño se convierte en irreparable.

Usos médicos

Los efectos de la toxina botulínica anteriores se producen únicamente cuando se está sometido a cantidades muy grandes. Con dosis mucho menores se consiguen efectos altamente beneficiosos en el campo de la medicina y en el campo de la cosmética, por lo que pasa a ser un remedio.

Anuncios

El orígen

Investigador botoxEl botox es un componente natural de nuestro cuerpo generado por una bacteria que se conoce como toxina botulínica. Como el propio nombre indica es un toxina y por ende puede llegar a ser perjudicial para nosotros en dosis muy elevadas, pero en las cantidades que se encuentran en nuestro cuerpo no suponen ningún riesgo. Cuando se sintetiza estos efectos letales desaparecen por completo. Si tenéis curiosidad por saber más sobre el intoxicación botulínica, aquí os cuento lo que he descubierto. El botox que conocemos hoy en día, aplicado mediante inyecciones tiene sus inicios a principios de los años 60, en la clínica de un oftalmólogo de San Francisco que empezó a manipular la toxina para darle fines terapéuticos y unos pocos años más tarde empezaron las primeras aplicaciones.

Primero se probaron en monos en el año 1974 y 6 años después se empezaron los experimentos con humanos. En este momento fue cuando universidades de Estados Unidos y de Canadá refinaron definitivamente la sustancia original para darle usos terapéuticos. Durante 5 años se trabajó en establecer varemos de aplicación y en estudiar los efectos secundarios. centro de investigaciónDe aquí salieron varios tipos, los más relevantes para los tratamientos de belleza son el tipo A y el tipo B. El primero es el utilizado en las inyecciones, mientras que el segundo se utiliza en cremas y pomadas

Al principio el objetivo fue curar el estrabismo y otros problemas relacionados con los ojos, como el parpadeo excesivo y el blefaroespasmo. La duración de los resultados ya mostraba una periodo de validez de 4 a 6 meses, por lo que era necesario un tratamiento continuado. Debido a que era un tratamiento experimental no existía una producción suficiente y la demanda aumentaba cada vez más, lo que generó problemas de abastecimiento.

En 1989 la empresa Allergan creó un producto estable con garantías y fue aprobado por la admistración de comida y medicamentos del gobierno estadounidense para tratar los problemas ya comentados de blefaroplastia, estrabismo y espasmo hemifacial.

Más tarde, en 1993 se utilizó para tratar la acalasia, que produce espasmos en el esófago y poco después, en 1994 se obtuvieron los primeros resultados de la aplicación del producto en los músculos de la piel cuando se aplicó para eliminar un problema de sudación excesiva y a partir de aquí todo empezó.